En Italia, la movilidad sostenible se inunda

En Italia, la movilidad sostenible se inunda

La Semana Europea de la Movilidad Sostenible está en la línea de salida, pero en el Viejo Continente las emisiones del sector del transporte han crecido en los últimos 30 años

No es cierto que disminuyan. Las emisiones nocivas de dióxido de carbono del sector del transporte aumentaron entre 1990 y 2018. Aterrador 28% a pesar de las políticas verdes, las marchas ambientales, las inversiones de las compañías petroleras. Toda Europa está rodeada de escapes de automóviles privados, transporte público, camiones, que congestionan las zonas urbanas. Un perjuicio económico de 100.000 millones de euros anuales (1% del PIB de la Unión Europea) en detrimento de los proclamas de los distintos gobiernos.

La semana europea de la movilidad sostenible – European Mobilty Week – del 16 al 22 de septiembre ha elegido un hermoso tema "Movilidad sin emisiones para todos". Lástima que esté plagado de incertidumbres. El gobierno italiano sabe algo al respecto, llegando a esta cita sin haber mantenido el compromiso de eco-bonificaciones para bicicletas y scooters. La ministra de Medio Ambiente dijo en noviembre que los 210 millones de euros resultaron ser escasos. No estaba bromeando, en nombre del ejecutivo "más verde" de la historia.

La movilidad sostenible es estratégica para superar los impactos energéticos negativos, abriendo nuevos espacios habitables en zonas congestionadas. Cifras aterradoras condensadas en unas 400.000 muertes prematuras causadas por dióxido de carbono, lixiviados y gasolina. En Bruselas, todo el mundo está de acuerdo con la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, en favor de "un continente sin emisiones para 2050". Pero, ¿qué tan creíble es este objetivo en la práctica política? ¿Qué debería pensar el ciudadano italiano medio que en tiempos anteriores al Covid, para ir al trabajo, pasaba de dos a cuatro al día en el tráfico urbano?

Es bueno que la meta alta sea tener el 50% de los viajes en transporte público, en bicicleta oa pie en los próximos años. Pero la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) ha confirmado ese desagradable aumento de las emisiones nocivas del transporte en comparación con los niveles de hace 30 años. Ese aumento del 28% que se decía que había socavado la vida de millones de personas.

En la séptima de la movilidad habrá iniciativas generalizadas, también apoyadas por el Ministerio de Medio Ambiente a las que se pide ser prácticas, mantenerse a los hechos, estudiar las cifras que muchas veces niegan las declaraciones públicas. Uno para todos: antes de Covid 19, la proporción de energía renovable utilizada para el transporte era solo del 8,1%.

Estamos en una transición de época, dicen, y no hay dudas. Hace veinte años en las empresas energéticas hicimos los primeros cálculos sobre la reducción de gases de efecto invernadero. Hoy estamos como en un absurdo juego de la oca, donde parece que siempre vuelve al punto de partida. Una caja donde todavía prevalecen las energías fósiles y contaminantes, aunque destinadas a convivir durante un tiempo con las renovables. Si en los próximos 30 años el 80% de la población mundial vivirá en zonas urbanas, hacinadas y tóxicas, habrá que acelerar todo, en todas direcciones. Una acción que también puede resultar frustrante ante números que tanto malestar provocan.


Esta es una traducción automática de una publicación publicada en StartMag en la URL https://www.startmag.it/energia/in-italia-la-mobilita-sostenibile-si-e-ingolfata/ el Fri, 11 Sep 2020 05:16:58 +0000.